Guy Grussing (Techos Grussing)

Guy Grussing es el dueño de Grussing Roofing (Techos Grussing), una empresa de techado con sede en Eden Prairie, Minnesota, que ha estado en el negocio durante 51 años.

Nacido en el reverenciado Hospital Abbot del centro de Minneapolis, Grussing pasó la mayor parte de su infancia en el suburbio de Minnetonka, pero también disfrutaba salir de las Ciudades Gemelas y pasar tiempo en la naturaleza.

“Cuando era niño, me gustaba pescar y cazar”, dice Grussing.

“También jugué al hockey una vez, pero era demasiado alto para ese deporte”, agrega un Grussing de 6-8, entre risas.

Después de la escuela secundaria, Grussing asistió a algunas universidades antes de graduarse de la Universidad de Mankato con una licenciatura en sociología.

Sin embargo, el primer trabajo de Grussing en Corporate America no tuvo nada que ver con el estudio de las tendencias sociales.

“Tuve un trabajo de oficina en una compañía eléctrica y luego vendí montacargas para CAT”, dice Grussing.

 “Me gustaba hacer eso [vender montacargas]. Lo hice durante un par de años, pero luego vino una tormenta de granizo y me pareció un buen momento para ir a ayudar a mi papá”.

Como contexto, el padre de Grussing era propietario de una empresa de techado (la mencionada Grussing Roofing), y, cuando el granizo y las tormentas de viento azotaban las Ciudades Gemelas, muchos propietarios de viviendas se encontraban repentinamente en la necesidad de reemplazar el techo.

Habiendo dicho eso, cuando Grussing se unió a la compañía de su padre, ya había acumulado años de experiencia en techado debido a que ayudó a su padre cuando estaba en la escuela secundaria.

“Cuando regresé a la empresa de mi padre, fue una transición perfecta porque originalmente había comenzado a trabajar para él cuando tenía quince años”, explica Grussing, quien, además de estar bien versado en el reemplazo de techos, también entendió cómo instalar revestimientos, canaletas y ventanas.

Durante años, Grussing ayudó con el aspecto laboral del negocio antes de pasar finalmente a las ventas y la gestión de proyectos.

Este conocimiento básico le fue muy útil cuando en 2009 su padre decidió jubilarse y pasarle el negocio a su hijo.

A pesar de tener años de experiencia en casi todos los aspectos del negocio de techado, Grussing aun enfrentó desafíos después de convertirse en propietario.

“Fueron todas las cosas con las que nunca tuve que lidiar antes, cuando estaba en el lado laboral y de ventas, y luego también estaba el asunto de tratar con las compañías de seguros”, dice Grussing, en referencia a la tarea a veces desafiante de trabajar con las compañías de seguros en reclamaciones por daños por granizo y viento.

“Tomó algún tiempo, pero pronto comencé a entender cómo complementar las reclamaciones de seguros para que los propietarios estuvieran bien atendidos y yo obtuviera suficientes ganancias para mantener mi negocio en una posición financiera sostenible”.

Por supuesto, instalar techos correctamente y trabajar con compañías de seguros es importante para el dueño de un negocio de techado, pero por mucho que Grussing haya aprendido sobre el aspecto técnico de su negocio, también ha evolucionado en lo que respecta a construir la confianza del consumidor y fortalecer las relaciones con clientes.

De hecho, Grussing dice que su enfoque para ayudar a los clientes es lo que lo diferencia de otras empresas de techado que tal vez no se centren tanto en garantizar la satisfacción del cliente.

“Esa es una de las primeras cosas que me enseñó mi papá, fue realmente cuidar al cliente”, enfatiza Grussing.  

“En este negocio, a veces las cosas no funcionan y no ganamos mucho dinero en un trabajo, pero, independientemente de lo que suceda en un trabajo, siempre nos ocupamos del cliente y no nos alejamos ni lo dejamos con un mal sabor en la boca”.

Desafortunadamente, no todas las empresas de techado siguen las mismas filosofías que Grussing.  

“Conozco algunos contratistas de techado que simplemente se van de un trabajo cuando las cosas van mal y no creen que vayan a ganar dinero, pero mi enfoque es mucho más a largo plazo”, dice Grussing.

“No estoy obsesionado con cuánto dinero gano. Por supuesto, necesito ganar dinero para pagar mis cuentas y vivir una vida cómoda, pero para mí este negocio tiene que ver con las relaciones y, cuanto más enfoco mi energía en eso, más me doy cuenta de que ganar dinero sucederá por sí solo si le doy prioridad a mis clientes.”

Una forma en que Grussing se esfuerza por diferenciarse de sus competidores es reparando techos.

Si bien las reparaciones de techos no son tan lucrativas como los reemplazos completos de techos, Grussing ha notado que las reparaciones son una excelente manera de establecer relaciones dentro de la comunidad que, a menudo, conducen a trabajos futuros que son más rentables.

“La forma en que manejo mi negocio no es complicada. Solo me ocupo de las personas y, en consecuencia, se acumula el canal de ventas”, dice Grussing.

“Es por eso que soy selectivo con las personas que contrato, tanto en el lado laboral como en el de ventas. Quiero personas que se comprometan a ayudar a los demás porque sé que ese enfoque no solo conduce a más negocios, sino que también es una buena manera de vivir una vida sana”.

Dado que Grussing Roofing ha estado en el negocio durante más de 51 años, uno podría pensar que Grussing está contento con la trayectoria de su empresa, pero el residente de Eden Prairie insiste en que su devoción por su oficio es tan fuerte como cuando dejó de vender montacargas para para ayudar a su padre.

Es por eso que espera expandir Grussing Roofing a un espacio de oficina más grande, además de contratar personal administrativo y de ventas más talentoso.

“Quiero crecer, pero no quiero ser tan grande como para que nuestros valores fundamentales se vean comprometidos. Si podemos hacer más volumen y mantener nuestra sólida reputación dentro de la comunidad, entonces estaremos creciendo de una manera que no vaya en detrimento de la viabilidad a largo plazo de la empresa”, explica Grussing.

Otro beneficio de haber servido a la comunidad de Eden Prairie durante 51 años, es que Grussing Roofing a menudo se encuentra reemplazando el techo de un propietario por tercera o, en algunos casos, incluso por cuarta vez, pero para nuevos propietarios que pueden no estar seguros de qué características buscar. Al examinar a un contratista de techos, tomar esa decisión crucial puede resultar desalentador.

Es por eso que Grussing aconseja que, por encima de todo, los propietarios de viviendas deben contratar a un contratista de techos en el que confíen para llevar a cabo de manera efectiva el alcance del trabajo.

“Si no confía en alguien, o si la situación no se siente bien, entonces esa no es una buena manera de hacer negocios con un contratista”, señala Grussing.

“También aconsejaría al dueño de la casa que pida referencias y verifique el trabajo anterior, pero, en última instancia, quieres encontrar a alguien que se preocupe por usted y su hogar. Muchas empresas pueden poner un techo decente, pero no todas van a llegar hasta el punto en que lo hacemos nosotros para priorizar el servicio al cliente y hacer que las personas sientan que están trabajando con un amigo cercano o un familiar de confianza”.

En esencia, elegir un contratista de techos es tanto una cuestión de a quién NO contratar como de con quién hacer negocios.

Más específicamente, Grussing recomienda evitar firmar contratos con empresas de techado de otros estados que lleguen a la ciudad después de una gran tormenta.

“Ese tipo de equipos solo buscan ganar dinero rápido”, dice Grussing, y agrega que su compañía recibe varias llamadas cada temporada de propietarios que necesitan reparaciones solo unos años después de que alguien de fuera del estado instaló inicialmente su techo.

“Algunas empresas no respaldan su trabajo, así que, si contratas a alguien de fuera de la ciudad y luego de unos años tu techo tiene un problema, es muy probable que no contesten su teléfono, y mucho menos salgan a ayudarte.”

Como mencionó Grussing, gran parte de la elección de un contratista puede reducirse a elegir una empresa que se preocupe tanto por la experiencia del cliente como por sus resultados.

“La mentalidad del dueño de un negocio es clave”, dice Grussing.

“¿Está un contratista solo para ganar dinero o está comprometido a hacer las cosas de la manera correcta y, si hay problemas, estar allí para abordarlos y arreglar las cosas?” QS

**

¡La publicación de hoy está patrocinada por Business411!

Un poco sobre Business411:

Elizabeth Calzadilla y su equipo ayudan a los contratistas de techado de todo el país a aumentar sus ingresos y desarrollar sus negocios al ofrecer servicios especializados de marca, mercadeo y consultoría.

Si está en la industria de techado y/o servicios para el hogar y está buscando mejorar su negocio, haga clic en este enlace o escanee el código QR a continuación para ponerse en contacto con ellos hoy.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: