Adam Sand (RBP)

Adam Sand es el propietario de RBP, una empresa de consultoría que brinda a las empresas de techado y otras empresas las herramientas y la capacitación necesarias para crear sus empresas.

Criado en Stony Plain, una comunidad rural a 40 millas al oeste de Edmonton, los intereses de Sand cuando era niño no rivalizaban con los de sus compañeros.

Para empezar, no encontró ningún atractivo en atar un par de patines y deslizarse por una pista de hockey y, en consecuencia, no era parte del fandom (fanaticada) de Edmonton Oiler que impregnaba la capital petrolera de Canadá.

Incluso si hubiera estado interesado en el pasatiempo nacional de Canadá, ver un partido de la NHL en la televisión habría sido un desafío.

“Solo teníamos dos canales en la televisión”, recuerda Sand, pero, gracias al negocio de cibercafés de su mamá con mentalidad emprendedora, Sand siempre podía conectarse a Internet.

“Accedí a un Internet realmente bueno en un momento en el que nadie tenía acceso”.

Sand, un introvertido que disfrutaba tanto de los libros de negocios como de navegar por la web, leía clásicos como Think and Grow Rich (Piense y hágase rico) y se inspiraba para emprender sus propios negocios, pero la ciudad de Stony Plain no presentaba las condiciones ideales para fomentar sus aspiraciones.

“Hay mucho nepotismo y la gente sigue igual”, menciona Sand sobre su ciudad natal.  

“Las familias de mierda se quedan en la mierda y las familias ricas se mantienen ricas, y nada cambia realmente”.

Después de la escuela secundaria, Sand se alistó en el ejército porque ofrecía un salario fijo, pero, una vez que terminó sus compromisos, se fue a trabajar a plataformas petroleras.

Sus ingresos aumentaron cuando comenzó a trabajar en el petróleo, lo que le proporcionó suficiente capital para invertir más tarde en un negocio de salones de bronceado, que estaba en el West Edmonton Mall, el centro comercial más grande del mundo.

Como propietario de un salón de bronceado, Sand generó ingresos sostenibles, pero una serie de eventos desafortunados llevaron a Sand a perder su negocio.

Pasó los siguientes nueve meses en un estado oscuro, durante el cual escribió un artículo que narraba su primera aventura empresarial.  

“Básicamente descargué todas mis emociones en ese blog”, dice Sand.

“Conté todas las historias del salón de bronceado, desde fumar hierba con multimillonarios hasta pasar el rato con estrellas de rock que venían al centro comercial porque pasaban el rato con los multimillonarios, hasta chicas que se acostaban conmigo en camas de bronceado”.  

El blog, aunque cautivador, hizo poco para remediar la consternación perpetua de Sand, pero finalmente intervinieron suficientes amigos preocupados de que su amigo talentoso y con mentalidad empresarial ahora flotara por la vida sin un propósito.

Al más puro estilo Adam Sand, se recuperó al crear una aplicación y tuvo tanto éxito que más tarde la vendió por una importante suma de dinero.

Pero a pesar de lo lujosa que era su cuenta bancaria, una vez más, Sand carecía de propósito.

Un socio presionó a Sand para que se dedicara a la venta de automóviles y, aunque al inicio se mostró reticente a profundizar en algo desconocido, finalmente Sand accedió y se convirtió en vendedor de automóviles.  

Menos de un año después, Sand era uno de los mejores representantes de ventas de automóviles en todo Canadá, pero aun así sus ambiciones no estaban satisfechas.

Luego de tener varias conversaciones con su amigo Joe Sargeant, un techador en Edmonton que en un momento había dejado que Sand durmiera en su piso mientras él, su esposa y su hijo dormían en el sofá, decidió aprovechar sus recursos y aptitud comercial para elevar a su mejor amigo desde las profundidades de la desesperación financiera.

“Gané dinero, perdí dinero y lo recuperé, y mientras tanto Joe todavía está en la ruina porque es techador”, dice Sand.

“Pero nunca olvidé el hecho de que cuando estaba deprimido, me dejó venir y tener un lugar seguro para quedarme”.

Sand inyectó impulso en la vida de Sargeant al convencerlo de iniciar una empresa de techado.

Sargeant no sabía cómo obtener una licencia comercial o registrar su empresa, por lo que Sand manejó el papeleo necesario y, poco despuésSargeant’s Roofing abrió sus puertas en Edmonton.

Sand inicialmente pensó que registrar la compañía y darle algo de dinero a su amigo sería un trampolín suficiente para que Sargeant’s Roofing avanzara, pero Sand rápidamente se dio cuenta de que, a menos que adoptara un enfoque más proactivo, Sargeant’s Roofing eventualmente se disolvería.

Como contexto, Sand no sabía nada sobre el negocio de los techos, pero era lo suficientemente intuitivo como para buscar formas únicas de adquirir clientes.

Esto incluyó explorar la viabilidad de los anuncios de Facebook, que en ese momento no estaban siendo utilizados por los contratistas de techos.

“Todos dijeron que los anuncios de Facebook eran para juguetes para perros y programas para perder peso, pero vi una oportunidad”, dice Sand.

Para obtener más información sobre cómo ejecutar una campaña exitosa de anuncios en Facebook, Sand intentó obtener la ayuda de varios “gurús”, pero fue en vano.  

“Hoy en día, no puedes tirar una teja de un techo sin golpear en la cabeza a diez gurús que hacen anuncios de Facebook. Están esperando en el basurero para enseñarte los anuncios de Facebook, pero en ese entonces [2015] estaba pagando dinero para tratar de encontrar un gurú”, dice Sand.

Él revela que nunca encontró a alguien que pudiera enseñarle cómo publicar anuncios de Facebook para techadores, pero sí se conectó con una persona que estaba dispuesta a enseñarle cómo funcionaban los anuncios de Facebook en otras industrias.

Esencialmente, Sand le pagó a un chico para que le enseñara técnicas que luego tendría que refinar e implementar para atraer a su público objetivo.

“Después de gastar $50 000 y hacer todo mal, descubrí cómo hacerlo bien”, dice Sand.

“A su vez, a Sargeant’s Roofing le fue muy bien y el resto es historia.”

Sargeant’s Roofing estaba prosperando después de que Sand dominara cómo ejecutar una campaña de anuncios de Facebook efectiva, y pronto se corrió la voz sobre el logro de Sand en la industria de los techos.

Por supuesto, tanto los vendedores como los contratistas de techos querían aprender más sobre los métodos de Sand, y terminó haciendo 28 podcasts en un intento de resumir sus esfuerzos.

Luego creó un curso en el que enseñó a los contratistas de techos cómo hacer sus propios anuncios de Facebook, lo que condujo a la fundación del mencionado RBP, donde él y su equipo crearon y administraron campañas publicitarias para los clientes.

Como era de esperar, RBP produjo tremendos resultados para su clientela, hasta el punto de que las empresas de techado se vieron inundadas con demasiadas llamadas para sus servicios.

“Estábamos recibiendo demasiados clientes potenciales de las empresas de techado y, como consecuencia, querían despedirnos”, dice Sand.

No queriendo perder el negocio de sus clientes, Sand dio un giro y, en lugar de tratar de convencer a sus clientes de que tener una gran cantidad de clientes potenciales era algo bueno, buscó encontrar una forma en que los contratistas de techos pudieran administrar todos los clientes potenciales que lo estaban inundando.

“Llegué al punto en que les dije a los dueños de negocios de techado que no me despidieran. Siga pagándome y resolveré ese problema [demasiados clientes potenciales] por usted”, explica Sand.

Finalmente, Sand desarrolló un CRM (gestión de relaciones con los clientes).

Al principio, el software luchó por ganar terreno en el mercado, pero para 2021 el CRM de Sand tenía una demanda tan alta que, junto con un mercado de anuncios de Facebook sobresaturado, RBP optó audazmente por centrar sus esfuerzos exclusivamente en ayudar a los techadores a optimizar sus procesos comerciales.

Dice Sand sobre la decisión de especializarse:

“El valor de los anuncios de Facebook sigue bajando, nos volvíamos menos efectivos cada año, los costos aumentaban, los clientes potenciales que llegaban eran de menor calidad y todos los techadores están en Facebook”.

“Mientras tanto, el CRM comenzó a obtener resultados increíbles”.

Hoy, Sand aún posee una participación del 48% en Sargeant’s Roofing, pero ya no participa en las operaciones diarias del negocio.

En cambio, su enfoque está únicamente en RBP y los contratistas de techado, un negocio y una industria a la que, en muchos sentidos, ingresó sin darse cuenta.

“Toda mi participación en la industria del techado es un gran accidente”, confirma Sand.

“Todo antes de este año fue solo tropezar con bolsillos de valor y luego capitalizar esa oportunidad, para que mi amigo Joe tuviera dinero para hacer cosas geniales conmigo y para que mis clientes de techado no me despidieran”.

Como Sand ha demostrado continuamente, su compromiso con una industria o puesto de trabajo es a corto plazo, pero no porque tenga hambre de un día de pago más grande.

En todo caso, Sand está motivado por el crecimiento personal y por la perspectiva de infundir un valor sin precedentes en la economía mundial y más allá.

“Mi sueño es ir al espacio y hacer negocios en el espacio”, dice Sand.

Al igual que Cristóbal Colón, Elon Musk y otros que abandonaron sus países de origen en busca de la grandiosidad, Sand posee la determinación y la previsión necesarias para hacer lo impensable.

“Esas personas en Europa que querían irse parecían bastante locas, pero dentro de ese grupo están los Rockefeller y los Edison del mundo”, señala Sand, quien para que conste ha pensado mucho en un universo libre de gravedad.

“En este momento, hay cosas en el espacio que podrían colapsar la economía de la Tierra, y hay elementos en el espacio que podrían hacer cosas que ni siquiera podemos imaginar aquí en la Tierra”.

Negocio.

Construcción de hábitats.

Recopilación de recursos.

Volvernos interplanetarios y asegurarnos contra la autodestrucción.

Todos estos conceptos han estimulado el hemisferio derecho del cerebro de Sand y, si se llevan a cabo con éxito, pueden proporcionarle la sensación de logro que aún no parece abrazar.

“Siempre quise que mi nombre significara algo porque, cuando era niño, vi personas cuyos nombres significaban algo y luego vi cómo eso abrió puertas y les permitió tener experiencias de las que yo estaba excluido”, dice Sand.

“Era tan introvertido y tenía tanto miedo a la gente que no tenía manera de llegar allí, así que quería comprar mi camino hacia ahí, pero en el camino me volví menos vanidoso y desarrollé un mayor sentido de propósito, y así todavía quiero hacer algo significativo que beneficie a toda la sociedad”. QS

**

¡La publicación de hoy está patrocinada por Business411!

Un poco sobre Business411:

Elizabeth Calzadilla y su equipo ayudan a los contratistas de techado de todo el país a aumentar sus ingresos y desarrollar sus negocios al ofrecer servicios especializados de marca, mercadeo y consultoría.

Si está en la industria de techado y/o servicios para el hogar y está buscando mejorar su negocio, haga clic en este enlace o escanee el código QR a continuación para ponerse en contacto con ellos hoy.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: