Charlie Anderson (Techos Dreamworx)

Charlie Anderson es el propietario de Dreamworx Roofing (Techos Dreamworx), una empresa de techado con sede en Mechanicsburg, Pensilvania.

Anderson, nativo de la cercana Harrisburg, pasó parte de su infancia en Greenville, Carolina del Sur y Boston, antes de finalmente regresar a la ciudad capital de Pensilvania.

Pero sin importar dónde estuviera, Anderson siempre tuvo una inclinación a causar estragos.

“Cuando era niño, estaba interesado en meterme en tantos problemas como pudiera”, dice con una risa modesta.

Las hazañas juveniles de Anderson incluyeron andar en bicicleta 25 millas por día, descender en half-pipes (medios tubos) en su patineta y prácticamente cualquier otro deporte extremo en el que pudiera participar.

Durante estos esfuerzos, Anderson usó gran parte de la testosterona que su cuerpo producía continuamente, pero mientras navegaba por esta parte caótica de su vida se olvidó de dedicar tiempo a planificar su futuro.   

“Después de la escuela secundaria, renuncié a más trabajos de los que me gustaría admitir, pero también probé de todo, desde pintar casas hasta cavar zanjas, trabajar en almacenes e incluso en ventas”, comparte Anderson.  

“Intenté todo lo que pude porque al salir de la escuela secundaria no tenía un camino claro en la vida. Solo estaba haciendo lo que quería hacer”.

Más tarde, el nativo de Harrisburg exploró una carrera en diseño gráfico, una decisión que eventualmente lo llevó a ser empleado por una empresa local de techado.

“Entré en esa empresa y me di cuenta de que las techumbres son bastante impresionantes”, dice Anderson.

De hecho, a Anderson le gustaba tanto el techado que dejó de ir a la universidad y, aunque no se arrepintió de haber renunciado a su educación formal, con el tiempo el ambiente de trabajo en la empresa comenzó a perder atractivo.  

Avanzamos rápido unos meses desde esa recesión inicial, y Anderson ya había comenzado a buscar un empleo alternativo.

“Hubo una plétora de razones por las que dejé esa empresa de techado, pero la principal es que no me estaban tratando bien. Me había abierto camino hasta llegar a gerente general interino. Estaba dedicando un montón de horas y aprendiendo mucho, pero, en última instancia, no estaba siendo tratado de manera justa”, explica.

Al dejar la empresa de techado local, Anderson contempló volver a la escuela para terminar su programa de diseño gráfico, pero luego su antiguo compañero de trabajo en la empresa de techado, Steve Snyder, se acercó a él con una oportunidad.

Luego de varias conversaciones con Snyder, los dos decidieron abrir su propia empresa de techado y llamaron a su negocio Dreamworx Roofing.

Filosóficamente, el dúo pretendía ser la antítesis de las formas de su antiguo empleador.

Iban a priorizar el servicio al cliente, tratar a sus empleados con dignidad y respeto, y brindar calidad y mano de obra de primera clase a su base de clientes.

En papel, Anderson y Snyder habían diseñado un camino hacia el éxito, pero pronto aprendieron que crear una empresa de techado desde cero era un proceso increíblemente arduo.

Para complicar las cosas, la pareja fundó Dreamworx Roofing en enero de 2015, una época del año en la que los clientes potenciales están más preocupados en evitar la congelación que por programar un reemplazo del techo.

“Nunca entendí completamente el funcionamiento interno de una empresa de techado, pero tuve la suerte de trabajar con Steve, quien realmente sabía lo que estaba haciendo”, dice Anderson.

“Dicho esto, yo no tenía dinero y Steve no tenía dinero. Teníamos un tráiler y algo de determinación, pero esos primeros meses fueron agotadores. Estábamos haciendo todos los trabajos que podíamos conseguir; cualquier cosa que nos diera un par de dólares”.

En cuanto a Anderson, también se convirtió en padre durante ese tiempo, pero, en lugar de poder abrazar completamente el ser padre, y debido a su propia miopía, las fuerzas auxiliares amenazaban la seguridad de su familia.

“Justo cuando empezamos la empresa de techado, mi esposa y yo tuvimos un bebé. Todavía era relativamente joven y emocionalmente inmaduro, y no me tomaba en serio mi negocio ni mis finanzas”, revela Anderson.

En consecuencia, Anderson se atrasó en el pago de las facturas y durante ese mismo invierno le cortaron la electricidad, lo que obligó a él y a su esposa a acurrucarse en el sofá para mantenerse abrigados juntos a su bebé.

“No teníamos calefacción. Hacía mucho frío, y recuerdo mirar a mi esposa y finalmente darme cuenta de que tenía que mejorar. No más de este tipo de porquería”, dice Anderson.

“Era hora de tomarse en serio la vida y los negocios”.

No fue fácil, pero con el tiempo Anderson, Snyder y Dreamworx Roofing comenzaron a generar ingresos sostenibles.

Anderson dice que le gustaría poder atribuirse el mérito del importante cambio de rumbo de la empresa, pero hacerlo no sería justo para las muchas otras personas que desempeñaron un papel vital en el ascenso de la empresa.

“Estaba y sigo estando rodeado de personas que son mejores que yo, y ese fue el resultado de hacer un par de contrataciones clave”, dice Anderson.

“Cuando Steve y yo decidimos expandir nuestro negocio de techado, contratamos a personas que creían en nosotros y en la visión que teníamos para esta empresa”.

Un componente crítico de esa ecuación fue Moses Weyer, quien hoy es el gerente de ventas de Dreamworx Roofing, pero antes estuvo en las trincheras con Anderson y Snyder, instalando techos y revestimientos.

A simple vista, parecía que Anderson y Snyder estaban haciendo lo necesario para mantener su empresa a flote, pero al final se dieron cuenta de que su valor como dueños de negocios no tenía nada que ver con clavar clavos en una teja o arrancar el revestimiento viejo de una propiedad.

En pocas palabras, los propietarios de Dreamworx Roofing tenían que trabajar en el negocio, no en él.

“Dejamos nuestros cinturones de herramientas y nos sentamos detrás de nuestras computadoras. Íbamos a empezar a usar nuestros cerebros, en lugar de nuestros cuerpos”, dice Anderson, al citar un momento revolucionario en la historia de Dreamworx Roofing.

“Esa decisión fue el punto de inflexión. Me hizo dar cuenta de que soy mucho más inteligente de lo que me doy crédito. Tenía mucho más que ofrecer que solo el trabajo que estaba haciendo con mis manos”.

Una vez que Anderson se tomó en serio su desarrollo profesional, comenzaron a surgir más oportunidades, hasta el punto de que hoy Dreamworx Roofing tiene cuatro representantes de ventas que recaudarán más de $1 millón en ventas.

Esencialmente, Dreamworx Roofing ha evolucionado de una glorificada empresa subcontratista a posiblemente la empresa de techado preeminente en el centro de Pensilvania.

Además de salirse de su propio camino y aprender a delegar y administrar un negocio de manera efectiva, Anderson insiste en que no hubo una píldora milagrosa que le recetara un empresario famoso o una fórmula mágica que siguiera para lograr el éxito en la industria del techado.

En cambio, simplemente mantuvo las cosas simples.

“No tenemos un ingrediente secreto para lo que nos hace exitosos”, menciona Anderson.

“Creemos en hacer lo esencial y hacerlo impecablemente bien”.

Como se mencionó, el servicio al cliente y la satisfacción de los empleados son cruciales para el paradigma de techado de Dreamworx.

Sin ninguno de esos elementos trabajando en conjunto, es posible que Dreamworx Roofing ya se hubiera unido a la abrumadora mayoría de los techadores que cierran el negocio a los pocos años de su creación.  

“Antes de que Steve y yo nos preocupemos por cuán buenos techadores somos, nos enfocamos en atender las necesidades de nuestros clientes y superar sus expectativas”, dice Anderson.

“Y nos tomamos en serio a nuestro equipo, en el sentido de que queremos que la gente disfrute legítimamente de trabajar para nuestra empresa. Steve y yo dejamos nuestra antigua empresa porque era tóxica. No vimos un futuro y no nos sentimos involucrados, así que aquí en Dreamworx tratamos de unir a todos y tratarlos como familia”.

También tratan a los clientes como familia al convertirse en una fuente confiable de información para todo lo relacionado con el techado, ya sea que eso signifique ser transparentes sobre cómo establecen sus precios o tomarse el tiempo para realizar un recorrido final después de que se haya instalado un techo.

“Nunca queremos ocultar nada a los clientes. Tratamos de educar primero y vender después”, enfatiza Anderson.

“Estamos centrados en el cliente. No hablamos de nosotros mismos durante las presentaciones de ventas. Preferimos ser administradores de la información y guiar a los clientes hacia lo que finalmente quieren y lo que es mejor para ellos”.

En cuanto al futuro de Dreamworx Roofing, Anderson no tiene planes inmediatos de convertir su negocio en una entidad nacional, o de dirigirse a Florida para atravesar los restos del huracán Ian.

Eso que quiere decir que está contento con los ingresos anuales que su equipo ha estado generando durante los últimos años.

“Nos gusta estar en este volumen. Es más fácil de manejar. Las cosas no están fuera de control”, dice Anderson.

Con su presente y su futuro algo predecibles, Anderson ahora puede mirar hacia atrás con gratitud por el viaje que ha emprendido.

Por supuesto, hay cosas que haría de manera diferente si tuviera la oportunidad, y espera que algunos de sus descuidos pasados ​​brinden claridad a otros contratistas de techos (no ubicados en el centro de Pensilvania) que actualmente pueden estar luchando para sacar su negocio de un estado de neutralidad.

“Si tuviera que darle un consejo a alguien, sería quitarse el cinturón de herramientas, salir de su camión, sentarse detrás de su escritorio y darse cuenta de que tiene algo muy poderoso entre las orejas”, dice Anderson.

“En el momento en que comienzas a trabajar con tu cerebro y no con tu cuerpo, pueden suceder cosas realmente asombrosas”.

También aconseja a otros contratistas de techos que inviertan en su marca y que no se dejen atrapar por la exageración que a menudo pretenden los techadores en las redes sociales.

“La gente tiene que darse cuenta de que la creación de marcas se consume más lentamente que lo que se ve en Facebook, donde las empresas pasan de cero a $10 millones en el transcurso de un par de años”, dice Anderson.

“Creo en construir algo que dure, invertir en mi gente y darles la oportunidad de construir una carrera. Todas esas cosas toman tiempo, pero, la mejor manera de cultivar ese tipo de marca y ambiente de trabajo, es a través de esfuerzos creativos y significativos de marketing y liderazgo”. QS

**

¿Buscas un nuevo libro para leer? 

¡Adquiera la última novela de Quentin Super,  The Long Road East (Inglés),  por $28,95!

O  escucha el audiolibro  ¡por solo $17,99!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: