Sherman Brown (La Bala en Mí)

Sherman Brown es orador motivacional, empresario y autor de The Bullet In Me (La Bala en Mí), una autobiografía impresionante que narra la lucha de este nativo de Memphis, Tennessee, para superar la pobreza y un accidente de arma casi fatal durante su juventud.

A pesar de la letanía de traumas que asolaron su infancia, Brown siempre tuvo un profundo amor por su ciudad natal, sobre todo porque Memphis era la única ciudad a la que había estado expuesto.

“Memphis era un lugar de paz y felicidad”, se apresura a señalar Brown.

“Pero fue lo mejor porque era todo lo que sabía”.

Brown dice esto a pesar de que soportó adversidades constantes en las calles de Bluff City, siendo testigo del uso desenfrenado de drogas y violencia armada (el primero afectó brutalmente a sus padres, y el segundo causó estragos en Brown personalmente).

Como se documenta en The Bullet In Me, un día un amigo de Brown llevó un arma a su casa y comenzó a blandirla casualmente, afirmando todo el tiempo que no estaba cargada.

Brown escribe:

“¡Pum! ¡Pum! ¡Pum! Continuó con esa voz tonta, fingiendo disparar a varios objetos antes de volverse hacia mí y gritar: ¡Sherman, cúbrete, negro, cúbrete!”, dijo esas palabras en broma mientras corría hacia mí.

Mira, hombre, ya te dije que te detuvieras con esos juegos…

Pero, en lugar de escuchar, siguió apuntando con el arma.

Trágicamente, sin que el amigo de Brown lo supiera, había balas dentro de la recámara y, momentos después, el arma se disparó y un tiro salió directamente hacia la boca de Brown.

Por fortuna, y gracias a una pronta atención médica, Brown finalmente se estabilizó en un hospital cercano, donde pasaría los próximos meses recuperándose físicamente, pero fue la recuperación emocional el factor clave para que Brown se convirtiera en el hombre que es hoy.

“Siempre tuve esperanza, pero fue en ese momento que comencé a cuestionar a Dios”, recuerda Brown esa larga estadía en el hospital.

“Recuerdo haber pensado que no era mi culpa que mi mamá y mi papá fueran adictos a las drogas. No fue mi culpa estar en la pobreza, pero en ese momento también decidí que quería superar esos desafíos y convertirme en lo mejor que podía ser”.

Rápidamente, Brown se dio cuenta de que, si podía sobrevivir a que le dispararan en la boca y vivir con el hecho de que la bala, literalmente, siempre sería parte de él (los médicos dicen que los fragmentos de la bala permanecerán para siempre en su cabeza), entonces podría superar cualquier otro desafío que la vida le presentara.

“Cuando salí del hospital, traté de esforzarme lo más que pude para pasar al siguiente nivel”, dice Brown, y así comenzó una serie de actividades empresariales que, a lo largo de los años, incluyeron la apertura de un restaurante y una empresa de techumbres.

Si bien Brown pasó esos años esforzándose y estableciéndose en el mundo empresarial de Memphis, tampoco perdió de vista el pasado ni a las personas que se vieron afectadas personalmente por su tragedia.

Quizás sorprendentemente, Brown dice que aprendió el poder del perdón, un concepto que no solo le ayudó en su carrera empresarial, sino que también le permitió simpatizar con su amigo que accidentalmente le disparó en la boca.

“Es muy fácil no mirar las cosas desde ambos lados porque todos somos egoístas y todos queremos que las cosas salgan como queremos, pero una vez que pude dar un paso atrás y considerar ambas perspectivas, me di cuenta de que, si cometía ese tipo de error, no me hubiera gustado ser penalizado por el resto de mi vida”, explica Brown.

Luego enfatiza la necesidad de que los demás muestren perdón en una sociedad que, en los últimos años, parece deleitarse con las trampas de la controversia y la división.

Brown expresa:

“El perdón no es un alivio para la otra persona. Es un alivio para ti”.

“Cuando no perdonas a alguien, solo estás penalizando tu propia mente. Como individuos, hacemos tantas cosas por las que queremos que Dios nos perdone, pero al mismo tiempo no queremos pasar ese perdón a otras personas”.

Brown luego agrega que, conceder el perdón, también puede hacer que las personas crezcan como individuos y descubran partes de sí mismos que antes no sabían que existían.

En el caso de Brown, una vez que hizo las paces con el angustioso evento que alteró para siempre la trayectoria de su vida, comenzó a prosperar en los negocios, pero su evolución no se detuvo allí.

Habiendo escapado del estancamiento financiero de su infancia, Brown comenzó a comprender que la vida era más que acumular riqueza y que podía aprovechar sus antiguos demonios de una manera que inspiraría a otros jóvenes privados de derechos a alcanzar su potencial.  

Esto finalmente condujo a la publicación de The Bullet In Me, una memoria de 181 páginas que ya les ha dado a innumerables adolescentes una nueva perspectiva sobre su futuro.

“No soy mejor que nadie. Solo soy un desertor de la escuela secundaria que recibió un disparo en la boca, pero eso es parte de lo que soy. Es parte de mi historia y hay personas que pueden relacionarse con el hecho de que abandoné la escuela secundaria o que mis padres eran adictos a las drogas”, comienza Brown.

“Y si puedo salir de circunstancias terribles, entonces escribir un libro puede darle esperanza a alguien más que haya pasado por ese tipo de luchas”.

En la segunda mitad de The Bullet In Me, Brown se adentra en los detalles de sus aventuras comerciales, llevando a los lectores a través de su tumultuoso viaje como un empresario que no pretende glorificar el trabajo por cuenta propia.  

En cambio, Brown comparte sus experiencias con el fin de dar a la gente una idea de las duras realidades de los negocios, pero el ex desertor de la escuela secundaria también hace todo lo posible para mantener las cosas en perspectiva.    

“Al crecer, las ratas solían comer antes que yo. Quiero decir, durante mucho tiempo mi cama fue mi mesa de café, es decir, sin importar el tipo de dificultades que encuentre en los negocios, ninguna es peor que comer las sobras de una rata”, dice Brown.

Hoy en día, Brown sigue dedicándose incansablemente a los negocios, ya sea participando en conferencias para The Bullet In Me o en la rutina diaria como propietario de Q3 Contractors (Contratistas Q3), una empresa de techado ubicada en Memphis.

Todo puede parecer demasiado, pero para Brown es parte del compromiso de superación personal que se hizo a sí mismo hace años, mientras yacía en una cama de hospital.

“No importa si le estoy enseñando a alguien cómo administrar un negocio de techado o si sirvo como un faro de esperanza para alguien que se ha perdido, quiero tener un impacto positivo y eso es lo que me esfuerzo por lograr todos los días”, dice Brown.

Teniendo en cuenta todo lo que Brown ha logrado profesionalmente, uno podría imaginar que su vida ahora es mucho más fácil de navegar que antes, pero para el hombre que acaba de obtener su doctorado, la búsqueda de la felicidad está lejos de ser completa.  

Eso es porque a pesar del éxito profesional de Brown, hasta hace poco no ha podido lograr la sinergia dentro de su familia que anhelaba.

“Siempre quise crear un ambiente feliz en mi hogar, pero durante mucho tiempo eso no sucedía”, dice.

Según él, durante años su ex esposa había influenciado a su hijo para que no le gustara la nueva esposa de Brown, hasta el punto de que este dejó de intentar aliviar la desconexión que existía.  

“Finalmente, entender y aceptar que no podía controlar cómo se sentían o elegían comportarse otras personas me quitó un peso de encima, y ​​entonces estaba mentalmente libre”, señala Brown, quien luego menciona que estaba listo para seguir adelante sin la armonía familiar ideal en su lugar, hasta que recibió una llamada de su hijo.  

“Papá, voy a tratar de querer a tu esposa. Ojalá me ame y podamos concentrarnos en ser una familia feliz”, expresó su hijo durante su conversación, para deleite de Brown.

“Ese fue mi regalo de Navidad”, comparte Brown con una sonrisa.

Este es solo un ejemplo más de por qué Brown insta a otros que pasan por dificultades a que nunca dejen de perseverar a través de las dificultades de la vida porque, tarde o temprano, la claridad llegará.

Brown explica:

“La única forma en que resolverás las cosas es pasando al siguiente nivel. Ahí es donde encontrarás la paz y tu definición de prosperidad, pero tienes que meterte en medio de ella. Esa es la única forma en que lo descubrirás”. QS

**

¿Buscas un nuevo libro para leer? 

¡Adquiera la última novela de Quentin Super,  The Long Road East (Inglés),  por $28,95!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: